MEDIACION FAMILIAR – CASOS PRACTICOS – Caso nº1

DESCRIPCIÓN: Tras 20 años de convivencia, la señora López y la señora García se separan hace seis años. No se concreta formalmente ninguna Régimen de visitas entre la señora López y las niñas adoptadas por la señora García durante esta convivencia. Aunque existe una relación frecuente entre ellas con algún fin de semana y algún período de vacaciones.

Hace un año y medio, a raíz de un conflicto entre las señoras López y García. La señora García prohíbe ningun régimen de visitas entre sus hijas y la señora López. Las niñas, sin embargo, continúan visitando periódicamente a la señora López sin el consentimiento de su madre.

Cuando iniciamos esta mediación familiar, hay que anotar que previamente ya se había intentado otro proceso de mediación sin éxito.

 

CONFLICTO: La señora López solicita un régimen de visitas de semanas alternas con las hijas adoptadas por la señora García durante el período de relación y convivencia entre ellas. La señora García ha prohibido que sus hijas tengan ningún contacto con la señora López, ya que considera que es una mala influencia para las niñas.

Las niñas tienen actualmente 15 y 11 años.

METODOLOGÍA: En esta mediación familiar se realiza una entrevista individual con cada una de las partes donde cada una explica y argumenta las su visión personal del conflicto y la forma en que cada una piensa que se puede solucionar. En esta primera sesión, se informa de cómo serán las sesiones conjuntas y se pide que sean respetuosas y que asistan a las sesiones conjuntas con una visión flexible y recíproca.

A la semana siguiente, se realiza la primera sesión conjunta. En esta primera sesión, cada parte escucha la visión del conflicto que tiene el otro y la solución que darían y las valoran.

Se realizan 6 sesiones todas conjuntas.

En la tercera y cuarta sesión de mediación familiar se redactan los acuerdos que posteriormente, la mediadora familiar envía a las partes por correo electrónico para que lo puedan comentar con sus abogados y con las niñas. Después de algunas modificaciones, en la sexta sesión, se firman finalmente los acuerdos.

ANÁLISIS: En este proceso de mediación se identifica que hay una parte que ejerce poder sobre la otra, ya que legalmente le corresponde la guarda y custodia de las niñas menores de edad, así como la responsabilidad parental en exclusiva. Este hecho, sin embargo, pierde fuerza cuando las niñas deciden seguir manteniendo contacto con la otra parte, a pesar de la prohibición manifiesta de su madre. Motivo por el cual, la parte que legalmente tiene más fuerza se ve desautorizada y se convierte en la causa principal que la lleva a iniciar este proceso de mediación. La otro parte se ha convertido ahora en una parte reforzada. Las partes tienen un carácter muy diferente que hace que se puedan compenetrar y a la vez ofrecer diferentes modelos educativos a sus hijas. Durante el proceso de mediación familiar, este fue el punto más importante: que la parte que tiene la guarda legal de las niñas sea capaz de reconocer que la otra parte puede dar unos valores y una educación complementaria y enriquecedora, aunque diferente, a la de ella y que la parte que no tiene la guarda aceptara debidamente que debe ser capaz de actuar de forma complementaria sin desautorizar a la otra parte.

http://www.rutgarcia.com
Peritajes Psicológicos y Mediaciones Familiares Barcelona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s